¿Se puede conocer la personalidad en las manos

Quiromancia, tarotymagias

16 Oct ¿Se puede conocer la personalidad en las manos

Quiromancia, tarotymagias

Para la quiromancia, al primer golpe de vista, las manos nos ofrecen la referencia de su tamaño y, desde el primer momento también, según las dimensiones de una mano, se podrán precisar detalles de la personalidad de la persona analizada en base a:

El tamaño de la mano:

Ante una mano grande, tenemos a una persona con poca capacidad de adaptación. Acostumbra a tener un carácter discreto, donde no se expresan fácilmente las pasiones. En sus acciones domina el cerebro sobre los impulsos.

Las personas de manos grandes, a las que se les suele llamar con el apelativo de “manazas”, acostumbran a tener un carácter calmado, sensitivo y analítico.”

Son las manos de las personas que para tomar una decisión importante se toman mucho tiempo, y antes de decidir sobre una novedad lo meditan largamente, pesando lo pros y los contras de tal o cual situación, y no dan el primer paso hasta estar muy convencidas. No obstante, se tiene que aceptar el contraste que significa el que unas manos grandes suelen ser muy diestras en los trabajos delicados y manipulando objetos muy pequeños.

La mano pequeña: Ante una mano pequeña se nos presenta una persona que es lo contrario de la que tiene la mano grande, tratándose de una personalidad dispersa e intuitiva, cuyas emociones la hacen actuar de forma espontánea y sorprendente.

Las personas que poseen manos pequeñas en relación con su estructura corporal, acostumbran a preferir la realización de grandes obras, se plantean grandes planificaciones y proyectos.”

Se trata de unas personas con capacidad para formarse un juicio rápido, siempre exacto, de una persona desconocida, al primer golpe de vista, sabiendo por instinto si se puede o no confiar en ella. Tienen una gran rapidez mental para comprender los puntos esenciales de un plan, adoptando pronto cualquier decisión y actúan con una celeridad efectiva, pero , a pesar de esta facultad, es muy difícil que tengan paciencia para los trabajos delicados o minucioso.

La mano mediana: Ante una mano mediana, tenemos a una persona que conjuga en sí las características de las personalidades que acabamos de analizar, corresponde a una forma de ser equilibrada, es realmente un término medio sin excesiva originalidad pero muy aceptable.

La proporción de la mano y el cuerpo.

La mano corta: Relacionada con una persona que no se detiene en malabarismos intelectuales y siempre busca la síntesis, siguiendo impulsos espontáneos. Sus acciones se motivan por impulsos, ya sean positivos o negativos.

La mano larga: Relacionada con una persona con interés por el detalle y la escrupulosidad. Es un espíritu reflexivo que piensa siempre antes de actuar, ya que en sus decisiones no hay sitio para los impulsos emocionales. Los trabajos delicados e intelectuales son sus preferidos.

La mano estrecha: Relacionada con una persona que es muy discreta, prudente, tímida e incluso miedosa. Puede llegar en algunos casos extremos a reflejar la personalidad de un persona desconfiada, en el límite de lo insociable.

La mano ancha: Relacionada con una persona que destaca por su dinamismo, por la ingenuidad, la comunicación y la generosidad. Siempre estará rodeada de amistades y tendrá buenas relaciones comerciales.

La estética de la mano.

La mano delgada: Relacionada con una persona que tiene muchos puntos en común con la mano estrecha, ya que su emotividad está completamente supeditada a las órdenes de su cerebro, además, tiene una personalidad con una dosis muy elevada de orgullo y una autoestima muy acentuada.

La mano gruesa: Relacionada con una persona en la que destacan el vigor, la tenacidad y el empuje propio de la personalidad, que consigue obtener lo que desea de la v ida a costa de su propio esfuerzo.

La mano ahuecada: Relacionada con una persona muy compleja y difícil de definir. Se la ha llamado la “mano del mendigo” o de la “miseria”, ya se ha comprobado que coincide, muy a menudo, con las vivencias de persona olvidadas por la sociedad.

¿Qué otras clasificaciones tienen las manos?

Después del tamaño, la proporción y la estética, la mano ha sido estudiada de manera muy interesante en lo que se refiere a su forma, ya que las predominantes del carácter tienen relaciones muy directas con esta formalidad. Así vemos como:

La mano espatulada: La mano espatulada, o sea, con forma de espátula, se relaciona con una persona muy activa, casi enfebrecida en sus acciones, pero con una gran desorden a su alrededor, aunque se trata del llamado “desorden creador“.

La mano en punta:  Relacionada con una persona con mucha sensibilidad artística, incluso puede ser afectada, pero es una mano que, como suele decirse, “tiene clase”. Se trata de la mano de un idealista, pero también puede tenerla una persona excéntrica y frívola, aunque denota a un ser con “ideas”, buen gusto estético, e incluso, con genialidad.

La mano cuadrada:  Relacionada con una persona que tiene una exagerada pasión por la meticulosidad, por el orden, por cuidar todos los detalles y, lógicamente, por dar órdenes y hacer cumplirlas. Se le han atribuido ciertas analogías con las cualidades mercurianas, propias del horóscopo de los nacidos en el signo de Virgo, aunque no sea un detalle excluyente de otros signos zodiacales.

La mano cónica: Relacionada con una persona que demuestra ser poseedora de una gran percepción. Es alguien tal vez excesivo, amante de todo lo que es bello, con un sentido artístico innato y mucha capacidad para desarrollar obra artísticas. Es también la mano de una persona con mucha intuición que hace las cosas por instinto, sin meditarlas. Como ya hemos adelantado un comentario sobre la importancia del color hay que dejar constancia de algunos detalles:

Las manos rojas: las manos rojas o rojizas se relacionan con una persona de temperamento sanguíneo, donde la pasión, en cualquiera de sus formas, será la característica más destacada de su personalidad.

Las manos amarillentas: relacionadas con una persona que tiene dificultades hepáticas, así como temperamento nervioso, lógico y analítico.

Las manos pálidas: relacionadas con una persona que tiene escasez de glóbulos rojos, como también puede tener el carácter flemático y perezoso de un temperamento linfático.

Las manos azuladas: las manos de color azulado se relacionan con una persona que tiene temperamento bilioso, con las características propias de esta personalidad.

Otra de las formas de observar el carácter de una persona es a través del aspecto de la mano a partir de las dos particularidades siguientes:

La mano dura: se relaciona con una persona con espíritu de lucha, con una tendencia deportiva, y con una buena memoria.

La mano blanda: se relaciona con una persona de temperamento linfático, puede ser la mano de una persona dotada para lo intelectual, con predominio de la imaginación y de la sensibilidad artística.

Sigue leyendo: ¿Qué es la Quiromancia?

 

 

Tags:
No Comments

Post A Comment