¿Qué es la Quiromancia?

Eclesiastés 9 - 10, quiromancia

La pregunta: ¿qué es la quiromancia? Ha atrapado a sus propios estudiosos en una lucha aún por resolver. El fin de la Quiromancia está en la raíz del pensamiento humano, intentar saber todas las posibilidades que le presentará su futuro, intentar saber la respuesta a lo que va a depararle la vida, para ello se ha recurrido a numerosas ciencias, técnicas y mancias, que deberían permitir vaticinar lo que nos aguarda al pasar cada hoja del libro de nuestra existencia. Una de estas técnicas, de estas paraciencias, es la quiromancia, posiblemente una de las mancias más complejas y de más difícil interpretación, pues utiliza como vehículo de investigación la propia mano humana, por lo que podemos definirla como:

Procedimiento de adivinación basado en el estudo de las manos y que investiga el destino de un hombre a través de sus propias manos. Interpreta, analiza y conjuga todos los signos y elementos para formalizar un augurio. Como punto de apuoyo tiene, como la mayoría de las mancias, la colaboración incalculable de las ciencias ocultas y está muy relacionada, en su interpretación, con la astrología.”

De manera complementaria, la quiromancia puede ampliar su campo de acción utilizando el apoyo de la quirología, técnica científica más modesta aunque no menos importante, que aporta a las “ciencias de la mano” su estudio anatómico, para conocer sus formas, sus rasgos, sus protuberancias sus líneas,y demás características físicas, sin tener como finalidad una predicción mágica.

¿Qué complejidad tiene la quiromancia?

Es muy importante tener en cuenta que los seres humanos, tan diferenciados entre sí, también tiene diferencias dentro de su misma persona, siendo el cuerpo humano tan disímil y extraño, hasta el punto de que su mano derecha no es igual a su mano izquierda, que las líneas de ambas manos no se repiten, y que incluso las líneas de la mano derecha evolucionan, cambian, desaparecen sus principales signos, mientras que los rasgos de la mano izquierda permanecen inalterables con el paso del tiempo.

Como apoyo a estas dificultades de interpretación se comprende la existencia de la llamada “quirognomía“, otra rama del estudio de la mano que analiza las tendencias humanas a partir de sus manos.

Hay profesionales de la medicina que saben reconocer síntomas patológicos en una persona después de un certero vistazo a sus mano. ya que las manos son fuentes portadoras de signos que evidencian la presencia de ciertos trastornos orgánicos, que se muestran en ciertas líneas imperceptibles, que no son las mismas que estudia la quiromancia, pero que pueden informar de la presencia de ciertas enfermedades, incluso hereditarias. ”

Y para que complicación sea mayor, independientemente de que en términos generales se considere a las uñas como parte integrante del conjunto de la mano a efectos de la quiromancia, hay otro sistema adivinatorio llamado “onicomancia” que tiene a las uñas por campo de interpretación.

Por lo que estamos viendo, participan en la quiromancia una serie de técnicas informativas que ayudan a determinar ciertas constantes de temperamento, la personalidad y las tendencias de individuo, para poder efectuar las diferentes predicciones, en el bien entendido que en la quiromancia todo cuenta, ya que la mano se entiende desde la punta de las uñas hasta el inicio del antebrazo.

¿Qué puede verse en las manos?

Si se observa con detenimiento y práctica las manos de una persona, no sólo se sabe acerca de su destino y su carácter sino también de cómo es su temperamente. Las manos presentan una serie de caracteres por los que se manifiesta la personalidad de un ser humano.

Tiene influencia la temperatura, la forma de los dedos y las características de sus líneas ne la palma de la mano, ya que nos permiten saber si se trata de una persona de temperamenteo bilioso o linfático, lo que permite considerar su predominio mental de lo intelectual y psíquico por encima de lo sensorial y físico, como contrariamente ocurriría a una persona de temperamento linfático y sanguíneo.

Nos permitimos esquematizar, al margen de las manifestaciones mixtas, los tipos de temperamentos más usuales, que pueden detectarse fácilmente a través de la observación directa de las manos. Teniendo en cuenta esto podemos esbozar la siguiente clasificación:

Tipos de temperamento discernidos por la quiromancia:

  • El temperamento bilioso:
    • Persona en la que la fuerza y la tenacidad conforman el carácter, siempre está en tensión para ver llegar los acontecimientos, que nunca logran sorprenderla, mientras que sus manos tienen una continua apariencia de estar secas y calientes, con dedos largos y gruesos y líneas anchas y profundas, muy numerosas.
  • El temperamento linfático:
    • Persona de carácter tranquilo o apacible en apariencia, con una determinada lentitud de reacciones y una forma muy especial de enfrentar la realidad, dando la impresión de no querer precipitarse. Sus manos acostumbran a ser húmedas y de temperatura fría, tiene los dedos cortos y gruesos, mientras que las líneas de la palma de la mano son anchas y no muy numerosas.
  • El temperamento nervioso:
    • Persona que siempre demuestra gran receptividad e imaginación, poniendo una gran decisión y entusiasmo en sus actos, su personalidad se manifiesta con: unas manos frías y secas, de dedos largos y estrechos y líneas muy finas y numerosas, formando como una red que recorre toda la palma de su mano.
  • El temperamento sanguíneo: 
    • Persona que suele caracterizarse por la rapidez de movimientos, una acción continua y lineal y una forma de ser extrovertida, destacando por sus manos calientes y húmedas, dedos cortos y nudosos y líneas profundas y bien dibujadas, aunque sean escasas.

¿En cuántas partes se divide la mano?

La complejidad de la que ya hemos hablando, tan característica de la quiromancia, queda más concreta cuando se inicia un análisis estructural de la mano, ya que tenemos que enfrentarnos con la observación de los siguientes conceptos que en ella intervienen:

  • El puño:
    • El puño es la referencia que pone en evidencia la fuerza de la personalidad, por lo que su observación es importante.
  • Los dedos: 
    • Referencia que establece la relación con el exterior.
  • La palma de la mano:
    • Referencia al contenido subjetivo y su comunicación con el destino.
  • El vello: 
    • Referencia, cuando hay vellos en la mano, de una manifetación vitalidad positiva.
  • El color: 
    • Referencia directa a la salud de la persona y a otros rasgos del carácter del individuo.
  • Las uñas: 
    • Referencia relacionada con determinados detalles de la personalidad del subconsciente.
  • Los montes:
    • Referencia  en forma de abultamientos carnosos que pronostica eventos o sucesos.
  • Las líneas:
    • En sus dos posibilidades, principales o secundarias, son la referencia del mundo institntivo.
  • Los signos: 
    • Son unas pequeñas líneas que aparecen lo mismo en la palma que en los dedos, significando referencias a situaciones que se vivirán antes de los nueve meses despúes de su aparición.
      • Principales signos:
        • La cruz.
        • La estrella.
        • El triángulo.
        • El rectángulo.
        • La isla.
        • El círculo.
        • El punto.
        • Las rejas.
        • El hoyo.
        • Las cadenas.

En realidad, estos signos no tienen un significado concreto por ellos mismos. Algunos pueden ser de carácter más positivo y otros son más conflictivos, pero su calidad y significado están dados por el lugar en que aparecen, ya sea sobre la línea, el monte o la falange del dedo.

Como acabamos de comprobar, la quiromancia incluye en su estudio no sólo la palma de la mano sino una amplia gama de elementos, a los que podríamos añadir los encuentros de las líneas principales, en su dibujo de los llamados “triángulo mayor”, “triángulo menor” y “cuadrángulo”, que son la referencia de las expresiones positivas de los valores espirituales de la persona analizada.

¿Compartes? 🙂