Escritura automática en 7 pasos

Escritura automática y Charles Dickens

02 Feb Escritura automática en 7 pasos

¿Qué es la Escritura Automática?

Se trata de un fenómeno muy difundido, sobre todo porque se presta a que lo produzca cualquier persona. Precisamente por esta facilidad de utilización se convirtió en una de las formas de contacto más cómoda con el mundo de los espíritus. Por supuesto que existen otros tipos de visiones sobre lo relativo a este tipo de acción, como por ejemplo aquellos que se centran en una especie de ejercicio literario basado en formas de escritura rápida, sin dejar al cerebro hilar fórmulas comunicacionales. No obstante, sin lugar a dudas la escritura automatica ha sido dentro de la parapsicología y el espiritismo un clásico de las formas utilizadas para comunicarse con el mundo de los espíritus por los médiums.

7 pasos para alcanzar la escritura automática

El procedimiento para la producción de la escritura automática es simple y rápido:

  1. Quien desee dedicarse a esta experiencia de tratar de aislarse en un sitio tranquilo, ponerse cómodo ante una mesa, con un lápiz en la mano y algunas hojas de papel.
  2. Es preciso apoyar el brazo sobre la superficie de la mesa, creando la menor fricción posible, con el fin de permitir que la mano pueda moverse libremente.
  3. En los primeros instantes se tendrá una sensación de entumecimiento, como si se estuviera ejerciendo una presión extraña sobre la mano, especialmetne sobre el dorso. Luego esta sensación se transforma en temblores, vibraciones y pequeños impulsos.
  4. La mano se mueve y resultan vanos los intentos por detenerla.
  5. Es muy difícil que en esta fase se obtengan comunicaciones de contenido lógico y concreto. Sólo se tendrán pequeñas rayas, barras, círculos, extraños garabatos carentes de significado, como si se tratara de un proceso de adiestramiento.
  6. Lentamente, las letras se vuelven legibles, toman una inclinación natural hasta convertirse en signos, palabras, frases concretas, mensajes completos.
  7. Después de muchas líneas que no significan absolutamente nada, todo va adquiriendo significado, se forman palabras, mensajes; la sesión tiene éxito.

Este proceso requiere tiempo. Antes de que la escritura automática pueda considerarse lógica, habrá que tener mucha paciencia y voluntad. Quizás al leer estas líneas, pueda parecer que es fácil alcanzar una mediumnidad de escritura automática.

En realidad, sí lo es. Pero es bueno recordar que todos los experimentos, incluso los más sencillos de la escritura automática pueden volverse peligrosos y es siempre bueno aconsejar a todas aquellas personas que se están introduciendo en el mundo del espiritismo, que no se acerquen a estos experimentos espiritistas sin la colaboración y el consejo de una eprsona preparada (podría producirse por ejemplo, un afloramiento del inconsciente, determinando posibles fenómenos de histerismo, epilepsia, disociación, etc).

Charles Dickens y la escritura automática

El primer caso de escritura automática que puede definirse como tal, recogido por la prensa se produjo en el año 1876. El fenómeno era producido por una niña estadounidense de seis años llamada; Essie Mott, otro caso famoso fue el de un niño llamado James, de Boston. En el caso del último chico, la situación despertó numerosas investigaciones. James era un chico con cultura elemental y ninguna preparación en el campo literario. Trabajó durante muchos años como artesano y una noche fue invitado a participar en una sesión de espiritismo. Nadie podía imaginar que poseyera capacidades mediúmnicas ni cómo se manifestarían. En palabras de un periódico de la época que recopiló información sobre aquella sesión: poco después de iniciada la sesión, la mesa alrededor de la cual nos habíamos dispuesto, pareció enloquecer y, emitiendo golpes sordos, se volcó sobre mi regazo como si quiesera indicarme la causa de tanta confusión.

Posteriormente, animado por la curiosidad, volvió a intentar el fenómenos ocn sus amigos. Tuvo manifestaciones idénticas. James cogió una hoja de papel y escribió en lla: “Escribiente”. Iniciando una gran carrera mediúmnica. Entre los mensajes que recibió hubo uno que despertó gran interés y que fue firmado por: “Charles Dickens”, dirigido a él mismo. En aquella comunicación el escritor inglés le invitó a que se preparara para una noche determinada del mes de noviembre. Se fueron alternando otros escritos. A veces volvía la entidad del escritor que confirmaba la cita que había concertado con el joven. El escritor le comunicó que hacía tiempo que deseaba ponerse en contacto con el mundo terrenal, pero que nunca había podido encontrar a un médium que lograse satisfacer ese deseo. A petición de Charles Dickens, las experiencias debían iniciarse la noche de Navidad, porque a él le resultaba particularmente grata. La sesión despertó el interés y el asombro cuando se pudo comprabar que el escrito recibido era la contiuación del cuento titulado: El misterio de Edwin Droods. Al morir el escritor en 1870 esa obra había quedado inacabada. En el esxrito se encontraron algunas formas gramaticales típicamente inglesas que habrían dado soporte a esta sorprendente historia.

¿Sabes qué es la escritura directa?

 

No Comments

Post A Comment