Kardecismo y espiritismo

Kardecismo

08 Feb Kardecismo y espiritismo

El Kardecismo y el espiritismo van de la mano a menudo. Es complicado encontrar por internet, que es el medio más utilizado por las personas que simplemente quieren saber un poco más sobre el tema, la diferencia entre espiritismo y Kardecismo. Muchos lo confunden porque el espiritismo es entendido como una doctrina más o menos irregular, es decir que no se encuentra perfectamente reglada pese al fuerte trabajo desarrollado desde el siglo XVIII, principalmente en Francia y Estados Unidos para compilar de manera más o menos formal todo lo relacionado con la idea general de que los espíritus, por razones que no comprendemos, pueden entablar contacto con los seres humanos.

Por supuesto hay quien da a entender a los lectores, que el espiritismo está alejado de todo lo que tiene que ver con la propia relación entre humanos y espíritus, es decir, denigran actividades como la ouija, el trabajo de las personas médium y en general todas las acciones que los espiritas y médium llevan a cabo para tratar de contactar con los espíritus. Se argumenta que el verdadero papal del espiritismo es tratar de conocer el destino de los espíritus y la razón que los ha llevado a estar ahí. A permanecer en ese límbo que la tradición y la demonología reservan para íncubos y súcubos. ¿Alguien ha reflexionado sobre lo que eso implicaría? ¿Conocer o tratar de comprender misterios tan insondables como la voluntad de Dios o del ente creador en el que crea cada cual? La pureza no llevará al espiritismo a ser una doctrina mejor, si no que retrasará los experimentos y las experiencias comunicativas con ellos en un debate absurdo que no lleva a nada. Pero continuemos con el Kardecismo.

El Kardecismo

Antes de hablar del Kardecismo, unas breves pinceladas sobre su padre fundador, el padre fundador en general del espiritismo. Allan Kardec fue un ciudadano francés nacido en Lyon en 1804 y que falleció en Paris en 1869. No obstante este nombre no es más que un pseudónimo por el que ha pasado a la historia, su nombre original era: Léon Denizard Rivail. Gran intelectual, con facilidad para las lenguas que le llevó a hablar más de cinco idiomas diferentes. Cuando aproximadamente contaba con la treintena, Allan Kardec conoció el fenómeno de las “mesas parlantes” y la “escritura automática” a través de un conocido que le citó para una de aquellas prácticas que se habían puesto tan de moda en la Francia del siglo XVIII. Desde su primera experiencia, no dudó en dirigirse a menudo a este tipo de encuentros en los que se llevaban a cabo rituales en los que los espíritus respondían a determinadas preguntas siempre a través de la figura de un médium. De esta forma, se iniciarían los primeros compases del Kardecismo con la publicación de: El libro de los Espíritus, obra que se publica a finales de la década de 1850. Tras el éxito de la publicación, surgirá la Revue Spirite, con la idea de servir como medio de expresión del espiritismo. Esta publicación sigue en activo hoy en día publicándose en varios idiomas, incluído el español. También se funda por su mano la Sociedad de Estudios Espiritistas de París.

En la obra antes mencionada, nos damos cuenta de cómo arrancan las primeras doctrinas que fijará como parte del compendio que configura el Kardecismo, diferente como decimos o que al menos, matiza el espiritismo como doctrina. En concreto podemos acudir a la anécdota de su nombre para expresar una de las primeras ideas que nos transmite, la reencarnación. En concreto, su ángel de la guarda, o espíritu protectos (todos contamos con uno) le comunicó que ambos habían coincidido en la antigüedad y que era conocido como Allan Kardec. De esta forma adoptará este nombre con el que ya firmó el primer libro. Esto sin duda abrió una brecha dentro del espiritismo naciente, principalmente entre franceses y anglosajones que, quizá excesivamente influídos por la religión, divergen en esa idea. Es por eso que hay que diferencia Kardecismo y espiritismo, ya que el kardecismo contiene diversas ideas que no toda la comunidad de espiritas acepta.

Lee también: Escritura automática en 7 pasos.

Kardecismo y doctrina

Allan Kardec va a transmitir diversos conocimientos del mundo de los espíritus, entre algunos de ellos nos encontramos con la idea de que existen espíritus superiores e inferiores por ejemplo, pero también los clasifica como; buenos, malos, menores, malvados y rebeldes, errantes, vulgares o mentirosos. Estas afirmaciones han sido corroboradas por espiritas con posterioridad. Otra de las peculiaridades que aporta Allan Kardec a su doctrina, el Kardecismo, es la idea de que el mundo de los espíritus trasciende lo meramente religioso. El cristianismo, por la ser la religión que domina occidente, lugar en el que floreció la sistematización del espiritismo ha hecho que la visión primordial con la que el imaginario popular aborda este tipo de cuestiones sea en el marco de sus propias creencias. Sin embargo Allan Kardec tenía una visión científica de ello. Las principales obras que nos dejó y que recopilan sus principales investigaciones son:

  • El libro de los médiums – 1860.
  • Qué es el espiritismo – 1862.
  • El Evangelio según el espiritismo – 1864.
  • El Cielo y el Infierno o la justicia divina según el espiritismo – 1865.
  • La génesis, los milagros y las profecías según el espiritismo – 1867.
  • Otros libros de Allan Kardec:
    • El libro de los médiums – 1861.
    • La génesis – 1868.
    • Manual práctico de las manifestaciones – 1890.
    • Vocabulario espírita – 1890.
    • Colección de oraciones espíritas – 1890.
    • El espiritismo en su más simple expresión – 1890.
    • Caracteres de la revelación espírita – 1890.

Las obras publicadas en 1890 son a modo de obras póstumas. ¿Y tú? ¿Qué opinas del espiritismo o el Kardecismo? ¿Has tenido alguna experiencia?

 

No Comments

Post A Comment